Cambiar la potencia de la luz en españa

Si hay algo que cambia es precisamente nuestro entorno energético. En España es una constante de los últimos tiempos. No solo fuentes, sino conciencia en torno al problema representado por el consumo. Así mismo, cambian los modos de consumo, nuestras necesidades específicas y muchas otras cosas. Todo esto puede impactar directamente en la manera en la cual consideramos originalmente la potencia contratada. Por ello, cambiar la potencia de la luz, requiere de una guía efectiva para ejecutar ese trámite.

Si deseas saber más acerca del número CUPS o qué potencia eléctrica contratar, visita nuestro portal. O comparar las tarifas de luz y gas.

cambiar potencia luz España, potencia contratada España, coste por subir de potencia d

Qué es potencia contratada

Primero que nada, antes de hablar de cómo cambiar la potencia de la luz, debemos conocer los términos. La potencia en primer lugar es simplemente la energía que gastamos en un determinado periodo de tiempo. La medida para este concepto es el watt (W), y por ello, hablamos de kW como forma de medir el consumo. La potencia contratada es la que asumimos que gastaremos y por ello solicitamos esta cantidad.

Puede cambiar la potencia de la luz contratada

Por su puesto que si, por eso la razón de ser de esta entrada. Las razones son muchas, pueden ir desde un simple incremento de equipos, hasta un cambio en la rutina de consumo. Cambiar la potencia de la luz, no se refiere a una gestión, sino al diagnóstico real de nuestras necesidades de energía. Por ejemplo, aumentar la potencia de luz contratada puede obedecer a que determinamos un cambio de patrón de consumo necesario. Una ampliación en nuestra empresa o la incorporación de otro espacio en nuestra vivienda. Así mismo, bajar la potencia de la luz, puede referirse a una toma de conciencia sobre nuestro consumo racional.

cambiar potencia luz España, potencia contratada España, coste por subir de potencia d

La potencia contratada como factor de interés

En efecto, para ti como usuario, es importante identificar una serie de conceptos previos a la instalación del medidor. Cuando instalamos una conexión, se presume que establecimos una determinación de requerimientos. En este aspecto, vale acotar que la potencia contratada es un hecho, es decir, una cantidad que no puedes modificar de inmediato. Por ello, la definición inicial es fundamental para tu gestión de energía.

Que potencia debo contratar

Antes de entrar en el punto correspondiente a cambiar la potencia de la luz, debemos comprender que siempre es un trámite. Por ello, lo ideal es conocer primero el proceso de ajuste de potencia inicial. Puedes creer que si contratas en la menor escala resultara más económico o responsable, pero todo es relativo. Sobre todo, en este campo de la energía en el que la expresión es en números. Cantidades que te indican lo que puedes y debes consumir. Lo primero será determinar tus verdaderas necesidades de consumo.

Un consejo útil

Las comercializadoras de energía cuentan con un servicio de asesoría que te permite acceder a un nivel de potencia adecuado. Consúltalas a través de sus sitios web y con esta página encontrarás calculadoras o asistentes que indicaran la mejor potencia a contratar.

Ahora si, cómo cambio mi potencia de luz

Una vez que comprendes la importancia de un contrato ajustado a tus necesidades, podemos presumir dos cosas. Por una parte, sabes que requieres un cambio y por la otra, comprendes que el mismo implica una gestión.

Potencia contratada igual a energía consumida

No, ese es el contexto fundamental que comprender para cambiar la potencia de la luz. No se trata de lo que gastas, sino del derecho que contratas para un máximo posible de consumo. Por eso la banda que selecciones para bajar la potencia de la luz o aumentar la potencia de la luz contratada debe asumir ese dato.

Ubicando una banda

Entonces, asumimos que conoces cuales son las implicaciones. Si bajas demasiado, puedes generar un corte del servicio. Si subes demasiado, cancelaras más de lo necesario y generaras una estadística errada en el sistema. De nuevo el consejo fundamental es realizar una valoración real de tus requerimientos.

Deja todo a los especialistas

Es necesario que acudas a un experto, no dejes esta decisión en manos que pueden no ser las indicadas. Te ponemos un ejemplo, para cambiar la potencia de la luz en Endesa, la empresa pone a tu disposición una herramienta virtual. Un formulario que debes llenar informando sobre tus dudas y colocando información sobre tu consumo. La empresa valora aspectos que se encuentran en el formato y te da un respaldo de carácter técnico. Similar situación puedes comprobarla intentando con el término bajar la potencia de luz en Iberdrola. De esta forma compruebas la disposición de las empresas de suministro para orientarte efectivamente.

Coste por cambiar la potencia de la luz contratada

Llegamos a otro punto interesante, pero primero una breve explicación. Esta actividad le corresponde a la empresa distribuidora, que a su vez tiene a su cargo tu área. Para reducir costes y mejorar el servicio, las autoridades asignaron espacios geográficos a las grandes compañías de suministro, por ello tu zona tiene una determinada. Ahora bien, la liberalización del mercado energético marca una pauta en este sentido, porque cada empresa cobra sus servicios. Sin embargo, existen costes comunes que te describimos a continuación.

Coste por subir potencia contratada

El coste total es de 45 euros, por cada kW que incrementes. El importe te será adjudicado en la factura inmediatamente posterior al cambio. Recuerda algo básico, las bandas son fijas y debes ubicarte en una a tu gusto. No se adaptan a tu requerimiento de manera exacta y esto trae sus consecuencias. Puede que quedes en una banda que te deje un margen muy ancho hacia arriba. Es decir, pagaras más de lo que realmente consumirás. Por eso, de nuevo, has un ajuste real de tus requerimientos.

Coste por bajar potencia contratada

En este caso, el coste es de 11 euros en total. Es decir, no es como en el caso anterior, que es por kW. La razón es sencilla, se asume que intentas ahorrar y eso disminuye tu consumo.

Este no es un trámite engorroso y puede realizarse vía web. Pero de nuevo recuerda, si cambias la potencia y no se ajusta a la realidad de tu consumo, tendrás problemas. Haz una valoración real y quédate tranquilo después.